Ma. Elvira Santamaría Hernández / En Pocas Palabras
Pemex descubre el hilo negro
2017-02-15
Como si se tratara de la revelación más extraordinaria del siglo, un funcionario de Pemex reconoce que en muchas gasolineras de la empresa de todo el país se vende gasolina robada.
Qué manera de hacernos tontos tenemos los mexicanos. Eso es algo que hemos sabido e indebidamente tolerado no por meses o años, sino por décadas.
En este delito cotidiano que ha hecho millonarios a muchos funcionarios y destacados miembros de la alta sociedad, siempre han estado involucrados desde los más altos ejecutivos hasta encargados de la portada en las refinerías que hay en la república.
No era ningún secreto ni tampoco implicaba devanarse el cerebro para hallar las pistas, porque hasta antes de la reforma energética, que apenas están tratando de poner en práctica, solo había un proveedor de combustibles, uno solo: Petróleos Mexicanos; y la Secretaría de Hacienda a través del SAT, únicamente tenía que cotejar la cantidad de combustibles que vendía la paraestatal a las gasolineras contra lo que éstas vendían al público.
Sin embargo, esa operación tan simple, nunca la transparentaron y de allí y de vendernos siempre litros incompletos, surgieron magnates actuales tanto en el sector público como en el privado.
En menos de un mes Petróleos Mexicanos (Pemex) iniciará un “marcaje de producto” para detectar la gasolina que grupos criminales roban de sus ductos y que en algunas ocasiones se comercializa en estaciones de servicio, informó el director de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummings.
“Vamos a empezar con marcaje de producto ya. Va a empezar por zonas, tenemos ahorita ya tres terminales listas y en menos de un mes lo van a ver. Estamos trabajando muy de la mano con la CRE (Comisión Reguladora de Energía) para que nos reconozcan ciertas validaciones de cómo podemos estar siendo certificados”, indicó el funcionario durante su participación en un seminario nacional gasolinero organizado por la consultora Grupo Besco.
Ahora que llegan empresas extranjeras a poner gasolineras, que se está acabando el petróleo, que importamos el 61 por ciento de las gasolinas que consumimos; ahora que sigue incontenible la extracción escandalosa de hidrocarburos en los ductos de Pemex con la participación de gente de dentro de la institución -porque obviamente se requieren ciertos conocimientos técnicos y complicidades para saber cuándo pasará diésel o magna por determinado ducto- y que tiene lugar el declive de los yacimientos de México, hasta ahora se dan por enteradas Pemex y Hacienda, de que además del que se expende a pie de carreteras, en terminales del autotransporte y en donde ordeñan los vehículos oficiales, también en gasolineras con su emblema venden combustible robado y comenzarán a ‘marcar’ el producto.
Ah qué eficaces son. No cabe duda.
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edición Impresa
Portada 2017-07-26 Suscripciones Ediciones Anteriores