Psic. Eliseo Guzmán Chávez / Capsulas Empresariales
Código de ética
2017-02-02
“Las paredes sirvieron para el culto a la
personalidad, se acabó la fotografía del
Gobernador en las oficinas, ahora
colocamos un conjunto de valores que
regirán nuestra conducta”.
Javier Corral Jurado
(Gobernador de Chihuahua. 2016-202)

Desde el día 11 enero, Código de ética del Gobierno del Estado de Chihuahua, está ocupando en todas las oficinas de gobierno y municipios del estado de Chihuahua, una nueva imagen, semejando un “Decálogo”, a la honradez y nuevo comportamiento político en la entidad y en beneficio del lastimado pueblo norteño en lugar del tradicional retrato del Gobernador, que ha significado en la historia política de México, una manera de rendirle culto y malentendido respeto a la máxima autoridad del gobierno en turno. Con los 15 principios éticos que deben seguir los servidores públicos, Javier Corral, le da un sello personal de honestidad y originalidad Republicana a los tres niveles de poder que nos gobiernan, estableciendo con esta admirable medida, un punto de partida a su administración que anuncia con ser diferentes a todas en el país, observando un total respeto a este original Código, en él destacan valores como la honradez y la transparencia, y tiene como propósito fundamental acabar con la insultante postración a la personalidad y obediencia humillante, porque significaba también una manera anunciada de ejercer disposición a la complicidad administrativa si ésta decidía, como siempre, actuar de manera equivocada, tal y como sucedió con el escurridizo César, el otro Duarte. Para la administración 2016-2021 no más promoción y culto a la imagen del gobernador, él ha sido el primero en recordarles el conveniente y obligado comportamiento de servir al pueblo que los eligió y que en los últimos 30 años ha sido humillado y despojado de su patrimonio estatal. Duarte, exgobernador de la entidad, el mejor ejemplo de abuso de poder y saqueo. Bienvenidos gobernantes como Javier Corral, sean del partido que sean. No deja uno de pensar qué opinará en la intimidad partidista, Ricardo Anaya presidente Nacional del PAN, por cierto, su antiguo contrincante y a quien arrebató la dirigencia de ese Instituto Político, sobre el nuevo estilo de gobernar de sus ex contrincante a quien acusó en uno de sus debates en plena lucha por las riendas del PAN nacional, del reproche partidista porque era bien visto por las huestes izquierdistas de López Obrador en alusión a su clara tendencia, esta si de verdad, cristiana, solo porque en sus sentimientos políticos le nace el deseo de servir y ayudar a los ciudadanos de su estado a crecer, a ser y vivir mejor, es increíble la incapacidad de tolerancia del ala más rancia de la derecha.
Cuando se es honrado, no se puede ocultar, como no se puede ocultar la riqueza mal habida, los engaños y abusos del poder político erosionando la confianza y la credibilidad ciudadana; cuando se es honrado, se reconoce la verdad y se mueven con la confianza que da la libertad de pensamiento, sentimientos e ideas en beneficio del bien común, la gente honesta no tienen necesidad de mentir, se intuye el de Corral un gobierno que se moverá en los espacios de la verdad. Son principios universales la protección al débil, el combate a la pobreza y la búsqueda de bienestar social, como decisiones políticas ciertas, no son actitudes cobijados por rollo que se alimentan de falsedades, no está permitido dentro de su código de ética, cuando menos en esta administración panistas, mentir, ya no se puede. A ciertos panistas se les olvida la mochila y hacen arreglos en lo oscurito pensando en ellos y no en los ciudadanos, cualquiera que sea la cantidad que confía en ese partido, porque finalmente son engañados, porque no llega a ellos el remedio esperado, la solución a sus penas, como el combate a la ignorancia y la creciente desigualdad. Hay panistas, que se alejan de aquellos miembros de su propio partido, que tienen en mente multiplicar los panes y generar confianza y fe ciega en la promesa como descenso esperado de la verdad. Políticos como Javier Corral, bienvenidos, no importa el partido. Ahí hay un Código de Ética para incorporar al Proyecto de Nación en un futuro próximo, don Andrés, aprovéchelo, se acomoda con toda perfección a las locuras que sobre usted hace mención, el “Joven maravilla, ”sobre todo en lo que se refiera a unidad nacional.

Cualquier sugerencia o comentario, bienvenido.
Nuestro correo: eliseoguzmanch@hotmail.com
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-08-22 Suscripciones Ediciones Anteriores