Veracruz - Boca del Río
El programa ‘After School’ les cambió la vida
Padres, maestros y alumnos trabajan juntos y disfrutan una nueva experiencia educativa
Veracruz | 2019-03-15 | Josefina Lugo
/ ‘After School’

Una parte obscura resalta en la desgastada teja de lámina verde, con un pedazo roto y levantado en lo que es el techo escolar, en la escuela primaria Venustiano Carranza, ubicada en la avenida Palma Sola, en la colonia Playa Linda, una de las zonas vulnerables de la ciudad.

Las malas condiciones de esa área de la institución saltan a la vista, las instalaciones distan mucho del modelo ideal para ser un aula escolar, sin embargo, ahí se ubica el salón de clases de los alumnos del tercer grado B, se encuentra la sala de usos múltiples y los baños del plantel educativo.

Justo enfrente luce radiante la nueva nave escolar, en donde están los salones de primero, segundo A y B, y tercero A. Las puertas color amarillo vibrante resaltan entre el mosaico azul que cubre los muros y parecen enmarcar el paso a una mejor preparación de los pequeños alumnos, quienes, desde el mes de noviembre ya disfrutan de una nueva experiencia educativa.

La dignificación del mobiliario y las herramientas didácticas, al igual que la construcción de las cuatro aulas, han inyectado más que esperanza a los estudiantes, quienes motivados han elevado su rendimiento escolar en estos últimos meses.

Ahora los pequeños, de entre 6 y 8 años, ya no sienten frío, el calor ya no será problema en la temporada primaveral y se olvidarán de las molestas goteras en la época de lluvias. Los distractores generados por el tiempo fueron eliminados, por lo que la atención y el interés se notan a la hora de ser evaluados.

El mobiliario hace más fácil las tareas escolares, ahora se sienten más felices en su salón de clases y la participación es más nutrida.

 

Han avanzado mucho

Aunque a simple vista se notan los cambios, el director del plantel, Crispín Cruz Morales, con satisfacción confirma este progreso, que inició hace cuatro años auspiciado por la empresa TenarisTamsa, a través de Tamsa A.C., con el programa AfterSchool que verdaderamente han cambiado la vida de los 187 niños y niñas que forman parte de la matrícula escolar.

“Este va a ser el quinto ciclo escolar ya trabajando con el programa AfterSchool y la verdad, hemos avanzado, porque primeramente la comunidad educativa se le dificultaba un poco asistir casi al cien por ciento, ya la comunidad está respondiendo más”, aseguró el director.

Y es que la inasistencia y la mala alimentación fueron algunas de las dificultades que tuvieron que vencer en el camino.

“Antes hasta la alimentación era problema, a los niños se les dificultaba, dejaban la comida y con el programa de Tamsa A.C. tenemos una nutrióloga que se basa en el plato del buen comer para programar el menú, como lo marca la escuela de tiempo completo y ahorita ya no la dejan, hemos avanzado mucho, pero mucho en eso, porque no les gustaba comer sano”, recordó.

A partir del ingreso de la escuela al programa AfterSchool, donde uno de los objetivos es que los niños se alimenten adecuadamente, las proteínas, verduras y leguminosas se hicieron presentes en el menú, siempre acompañadas de agua natural y su postre.

Hoy en día el cambio es evidente, a lo largo de estos cuatro años los pequeños han avanzado en todos los ámbitos, hay varios casos en donde tanto maestros como padres de familia han notado el cambio, sobre todo en la parte socioemocional, cosa que permea en el aprendizaje.

“Antes les costaba más convivir, respetar, expresar sus emociones, ahorita ya las reflejan, hemos avanzado mucho, hay niños que ya modulan más su conducta y eso nos favorece porque en el aprendizaje avanzan más, pues el niño está más liberado y pone más empeño”, reconoció el director.

Aclaró que AfterSchool es un programa de educación no formal enfocado en las ciencias, que se imparte al finalizar el horario de clases.

 

Escuela para padres

No solo los chicos se han beneficiado del programa AfterSchool, sino que también los padres han aprendido a tener más comunicación con sus hijos, a través de una serie de talleres en la “Escuela de Padres” que complementa el programa de Tamsa A.C.

Dentro de estos talleres los padres han sido instruidos para tratar correctamente a los niños, se les orienta para que sepan cómo conducirse ante algún problema con los pequeños y  gracias a estos talleres los padres se han acercado mucho más a la escuela.

“Ahora conocemos más a las familias de los alumnos y ellos, en cierta forma conocen más a sus hijos y nosotros, por ende, conocemos mucho más a los alumnos. Ahora, yo como director y los maestros, tenemos esa apertura para platicar con los padres”, agradeció Crispín Cruz.

 

Un caso especial

Después de más de cuatro años los resultados ya tienen nombre y apellido, casos son casi doscientos, pues en cada estudiante  ha tenido una repercusión positiva.

Uno de los ejemplos que más llenan de alegría a maestros y especialmente al director, quien comparte la historia, es la del pequeño “Juan”, nombre ficticio con el que nos referiremos a este alumno.

La edad cronológica de “Juan” no coincidía con la madurez del niño, pues se notaba una madurez de 4 en un niño de 7 años, sin embargo, gracias a los talleres del programa AfterSchool y al apoyo de su mamá ha avanzado mucho.

“Algo muy importante es que el padre de familia esté dispuesto a colaborar, que se abra y esté dispuesto a recibir ayuda para ayudar a su hijo, en este caso, la coordinadora Alejandra fue quien buscó opciones para canalizar al niño a instituciones externas donde lo han atendido con su problema”, reconoció el director.

Gracias a esta comunicación más estrecha los padres se pudieron enterar de lo que antes ignoraban, que el niño se salía de clases, no quería estar en el salón, lloraba, pues a él solo le interesaba jugar.

Actualmente “Juan” recibe atención y tratamiento médico adecuado a su problema.

“Ha mejorado un 40%, sabemos que es poco a poco, pero nos da gusto porque la conducta la ha modificado, ya pone más atención, ya no se sale del aula, ya le interesan las clases, le gusta trabajar y también asistir a los talleres, por la tarde”, agregó el director.

El impacto a la comunidad es total, pues involucra a la familia, no solo el estudiante valora este impulso que los relaciona con las ciencias y los valores, en el entorno se refleja el trabajo del programa AfterSchool que continúa dibujando sonrisas y replicando la educación.

“Ojalá que se siga con el programa de AfterSchool, nosotros somos una escuela de tiempo ampliado, de 8:00 a 14:00 horas y nos ha favorecido muchísimo este tipo de programas de Tamsa A.C., sabíamos que era a largo plazo, y ya estamos viendo los resultados”, concluyó con una expresión de alegría y satisfacción Crispín Cruz, un director comprometido con el progreso de su comunidad.

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018