Nacional
Caravana Migrante cambia de ruta, ahora se dirige a Veracruz
Oaxaca | 2018-11-01 | Notimex
Hay muchos niños que están enfermos y en el camino hacia Oaxaca no hay hospitales, por lo que la mejor alternativa es dirigirse hacia el estado de Veracruz. / CARAVANA MIGRANTE

La caravana integrada por migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala, que avanza hacia la frontera de México con Estados Unidos, decidió de último momento cambiar la ruta y hacer la siguiente parada en el municipio de Matías Romero, en Oaxaca.

La noche de este miércoles se había anunciado que la siguiente parada sería en Jalapa del Marqués, ubicado 40 kilómetros de Juchitán, sin embargo, la asamblea extraordinaria decidió modificar la trayectoria.

En la salida de la que será la terminal de autobuses de Juchitán, Gina Morales, integrante de Pueblos sin Fronteras, organización que ha acompañado a la caravana, dijo esta mañana que este cambio se hizo para proteger al contingente, pues avanzar hacia la ciudad de Oaxaca, dijo, implicaría muchos peligros.

Sin autobuses

Indicó que esa ruta se había tomado porque les ofrecieron más de 70 autobuses para transitar por esas carreteras, pero de último momento, cancelaron la mayor parte de ese apoyo y, por ello, optaron llegar a la Ciudad de México por Veracruz.

Además, Morales apuntó que en la caravana hay muchos niños que están enfermos y en el camino hacia Oaxaca no hay hospitales, por lo que la mejor alternativa es dirigirse hacia el estado de Veracruz.

Muchos migrantes centroamericanos han rechazado esta opción, porque aseguran que es un retroceso y consideran que la ruta es peligrosa. En la entrada del albergue temporal, algunos grupos se organizan para avanzar hacia la ciudad de Oaxaca.

Debido a la confusión que ocasionó el cambio de ruta, la caravana muestra poca disposición para avanzar y ha preferido continuar en el refugio, mientras que grupos muy pequeños caminan desde las 06:00 horas con rumbo a Matías Romero.

Vale la pena el sacrificio

El contingente permaneció por dos días en Juchitán de Zaragoza, donde recibieron cobijó y  alimentos, aunque muchos habitantes pedían que ya se fueran, ya que los consideraban un peligro para sus familias

Tras pasar la noche anterior en una propiedad municipal ubicada a las afueras de Juchitán, los migrantes comenzaron a buscar algo para comer mientras de fondo se escuchaban las canciones del cantante mexicano Vicente Fernández. Los anuncios realizados en los altavoces daban instrucciones para el uso del baño y señalaban que está prohibido cobrar dinero para cargar los teléfonos.

El personal de la Cruz Roja vendaba los pies hinchados del campesino hondureño Omar López, quien caminó sobre el asfalto caliente de la carretera todos los días durante las dos últimas semanas y pasó las noches sobre aceras de concreto cubierto solamente por una hoja de plástico.

López dijo que jugar fútbol en su tierra natal le había dado resistencia, pero que la caminata “exagerada” ya comenzó a tener efectos.

“Vale la pena el sacrificio”, dijo. “Le prometí a mi hijo comprarle una motocicleta de verdad, se lo voy a cumplir. Y le prometí muchas cosas más, esto no es fácil, no solo las cosas, también le quiero dar educación”.

La Casa Blanca reconoce la ayuda de México

Mientras, en Washington la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, elogió el miércoles a México por impedir que los migrantes consiguieran un transporte.

“México ha salido al frente de una manera sin precedentes”, comentó Sanders al canal Fox News. “Han ayudado a impedir el acceso a muchos medios de transporte para estas personas de las caravanas, obligándolos a caminar. Nos han ayudado en nuevas formas para frenar esto, acabarlo y evitar que avance tan agresivamente hacia Estados Unidos”.

De hecho, el gobierno mexicano ha tomado una postura bastante contradictoria en cuanto a ayudar u obstaculizar a la primera caravana, lo que refleja un intento de mantener cierto equilibrio: las autoridades no quieren irritar al presidente estadounidense Donald Trump, pero los mexicanos han sufrido malos tratos cuando migran.

Más de 2 mil se quedarán en México

Desgastados tras recorrer cientos de kilómetros, muchos migrantes tiraron la toalla y regresaron a sus países o solicitaron un estatus de protección en México.

El primer grupo se ha reducido significativamente de los más de 7,000 migrantes que registró en su apogeo. Otra caravana que llegó a la frontera de Estados Unidos en San Diego hace unos meses estaba conformada por apenas 200 personas.

El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete Prida, dijo que unos 2,300 migrantes han solicitado quedarse en México al amparo de un plan del gobierno y que cientos más han aceptado la repatriación asistida.

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018